Aromaterapia y un oso perezoso

Aromaterapia y un oso perezoso

Echo de menos escribir en el blog y eso me gusta. Me gusta haber cogido el hábito, el placer de escribir y contar mis avances con mis cursos, poner mis pensamientos sobre papel (o página digital). Escribir para mí.

En estas semanas, es verdad que he planificado menos porque he tenido mucho trabajo, pero estoy volviendo a retomar el tiempo para mí. Y no he dejado los cursos de lado. Tenía muchas ganas de empezar unos talleres de aromaterapia de Aguamarina, que tiene un blog que se llama De mi casa al mundo.

He de ser sincera. Nunca me había interesado la aromaterapia, no sabía ni que eso existiera. Pensaba que eran olores para la casa y punto. No imaginaba que con unos aromas de lavanda, rosa o cedro, pudieras reducir tu ansiedad y estrés. La verdad es que en estas últimas épocas he tenido muchísima ansiedad y estrés, lo sigo teniendo… De ahí que me pusiera a buscar métodos para combatirlo.

Me he dado cuenta de que, según he ido perdiendo cosas de mi ámbito personal, como las aficiones, coser, las clases… he empezado a tener más ansiedad, quizás he perdido los hobbies. Y eso me ha afectado a mi estado de ánimo. Entre la psicoterapia, los masajes y la aromaterapia, espero poder sanar en mi parte emocional. Esto formará parte de mi camino, mi plan B. El que quiero hacer para ser más feliz y hacer feliz a mis seres queridos.

Estas semanas también he podido hacer un nuevo muñeco de ganchillo. Después del intento fallido de hacer un pingüino que me estaba quedando fatal, por fin me puse con el Valentine Sloth, un oso perezoso cuyo patrón es de @lysenkocrochet. Quise tejerlo con un hilo que se llama Chenille y que es más difícil de manejar, pero la verdad es que le da un aspecto de peluche irresistible. Ahora estoy empezando otro perezoso. Necesito sacar tiempo para hacer mis hobbies y también para escribir en este blog. Me dan la vida y me ponen la sonrisa. Y esto lo digo mientras enciendo el humidificador con incienso a cedro (había escrito «cerdo», jajaja), a ver si me relaja un poco esta ansiedad que siento.

PD. No te preocupes, Crackfaus, que te haré tu pingüino. Te lo prometo.

Sin comentarios

Escribe un comentario