Constánciate con Patricia Ibáñez

Constánciate con Patricia Ibáñez

Tenía muchísimas ganas de escribir este post porque si estoy escribiendo en el blog es gracias a haber hecho hace unos meses un programa que se llama Constánciate, impartido por Patricia Ibáñez. Tras tres años de tener creada la web, estaba a punto de tirar la toalla. Llevaba esos años pagando el dominio, el hosting, pero no tenía nada, estaba todo vacío, ni siquiera había blog.

Ahora mismo tampoco es que sea la gran mega web, pero es que por algo había que empezar y yo no lo sabía. Ya me estaba comparando con otras personas que tienen todo mega avanzado y no tenía comprensión hacia mí misma. Todo esto lo aprendí gracias a Patri, una profesional dispuesta a ayudar, con ganas de que superemos nuestras barreras y con una dedicación enorme hacia los que hacemos el programa. ¿Quieres conocer su trabajo? Hace poco comenzó el podcast Mente constructiva, os lo recomiendo.

Sabéis, o podéis intuir por el título de mi web, que me encanta hacer cursos. Sin embargo, había cogido una racha en la que me apuntaba a todo pero no terminaba nada. Para mí Constánciate ya era una especie de último cartucho: «Si de aquí no sale lo de hacer mi web, la borro este año, porque no soy capaz, porque no puedo». Os lo juro, estaba preparada para borrarla. De hecho, se lo había dicho a una amiga mía meses atrás: «Por favor, si llega diciembre, recuérdame que no renueve el dominio».

¡Menos mal que hice Constánciate! Es un curso con vídeo y audios, también tiene ejercicios y lo mejor de todo es el acompañamiento de Patri. Crea un grupo de whatsapp, nos manda audios semanalmente, se preocupa por que hagamos los ejercicios y nos anima si esa semana no hemos podido. De verdad, Patri, si lees esto, ¡gracias! Te estoy muy agradecida porque me has enseñado un montón y lo estoy poniendo en práctica.

También me noto más enfocada a la hora de estar haciendo la web y los cursos online que tenía pendientes. Estoy muy contenta. Sé que mis posts a veces son más largos, a veces más cortos o menos explicativos, pero sigo con mis ganas de seguir escribiendo y no me juzgo por lo que sale. Pensar en la web antes se me hacía muy pesado, me costaba empezar, ponerme a escribir y buscaba mil excusas para hacer otra cosa. Y todo es algo mental, os lo prometo. Si yo puedo, vosotros también.

Sin comentarios

Escribe un comentario