Cosiendo un vestido para mi Blythe

Cosiendo un vestido para mi Blythe

Tengo buenas noticias: hoy he vuelto a sentir muchísima frustración con la máquina de coser. ¿Y por qué son buenas noticias? Quizás lo estés pensando, ¡muy buena pregunta!

Porque al aprender un nuevo hobby, esto es lo que hay, conlleva mucha frustración. Había dejado de lado hacer vestidos para Blythe, había seguido usando la máquina pero no para coser ropa de muñeca. Esta semana quise volver a intentarlo, ya que la última vez me salió regular. ¿Qué ha pasado en esta ocasión? Lo he hecho un poquito mejor, pero también ha vuelto a salir mal. 

Pero como de los errores se aprende, aquí voy a contarlos todos sin dejarme ni uno. 

Vamos por partes. El lunes y el martes estuve súper motivada y feliz. Vi varios vídeos de Ropademuñecas.com y tutoriales sobre cómo hacer vestidos, aquí te dejo uno de los que utilicé: 

Tomé medidas, corté las telas y cosí la parte de arriba. Hoy por la tarde me puse con la falda, hice un fruncido por primera vez y todo más o menos bien. Pero cuando llegué a ponerle el velcro. ¡Ay, el velcro! He comprado un velcro autoadhesivo porque a la mujer del tutorial le oí llamarlo «pega-pega»… Pero ha sido un error comprarlo con pegamento porque la aguja, al ir cosiendo, se iba quedando hecha polvo con el hilo y se hacía todo una pelota. 

Eso ha desembocado en que cada vez que quería coser el velcro, se me generaba un hilo apelotonado. Encima, para que no se me deshilachara la falda, he cambiado de puntada a un zig-zag y creo que después al volver a la posición original y la tensión que tenía al principio, algo he debido de hacer mal. El hilo se me queda pegado a la parte de abajo, la canilla se atasca, casi me cargo la máquina porque he quitado unas piezas de una cosa que no sabía que se llamaba cangrejo… 

Si lo miro con pensamiento positivo (y es así como quiero mirarlo), hoy he aprendido muchísimas cosas de costura. Sólo espero que se me arregle la máquina y poder volver a coser como antes. Si no, tendré que llevarla a algún sitio para que me la arreglen. Qué frustración, pero bueno, mañana será otro día y volveré a intentarlo. 

Actualización del viernes, 18 de junio de 2021:

Al final, el asunto no terminó tan mal como esperaba. El viernes pude acabar el vestido de la muñeca. Le cosí un velcro sin adhesivo (lo hice bastante torcido, lo reconozco) y le cosí la parte de la falda. La alegría que me llevé fue inmensa. Además, esa tarde, como terminamos pronto, fuimos a ver un sitio nuevo que han abierto cerca de nosotros, se llama Mama Pottery y tiene cursos de arcilla, lettering, dibujo, costura, patronaje, punto ganchillo… Ya sabéis a lo que me quiero apuntar, ¿verdad? Me emocioné muchísimo. Ya os contaré.

Sin comentarios

Escribe un comentario