fbpx
 

El frasco de los 365 días

El frasco de los 365 días

Hoy estoy un poco triste. Este fin de semana lo he pasado entero con una migraña que me producía hasta ganas de vomitar. No se me quitaba con ninguna pastilla y he pasado muchas horas en la cama. Todavía me duele la cabeza, pero al menos ahora tengo ganas de escribir. ¡Menos mal! Eso es que ya me voy recuperando (espero).

Me gustaría compartir con vosotros algo que llevo haciendo 17 días y que espero hacer 365 este año. Se conoce como el tarro de la felicidad. Una amiga me mandó por Whatsapp esta idea: «Este enero comienza el año con un frasco vacío. Cada día agrega una nota con algo bueno que sucedió. En la víspera de año nuevo próximo, vacía el frasco y lee sobre el año increíble que tuviste».

Bien, pues, incluso en los días de migraña terrible que te dejan en la cama sin poder hacer nada, surgen motivos por los que dar gracias:

  1. Tengo una cama calentina en la que poder acostarme si me encuentro mal, una cama que está en una casa con calefacción
  2. Tengo medicamentos que, aunque no me están haciendo un efecto al 100%, algo me están haciendo
  3. Tengo personas que se preocupan por mí, por saber cómo estoy, y me cuidan (esta es la razón más importante)

Y así, si me pusiera a buscar en motivos para estar feliz, llenaría hojas de papel enteras. Todo consiste en poner el foco en el pensamiento positivo. Este tarro me va a ayudar, estoy segura.

Mi tarro de la felicidad, que así lo llamo yo, lo compré aposta en una tienda. Me llamó mucho la atención el mensaje que decía: «Vive con alegría». Me estaba esperando.

¿Sabéis qué? Después de escribir este post ya no estoy triste, como ponía al principio del todo. Es increíble el poder de la mente y de enfocarse en lo bueno. Ahora vuelvo a estar feliz, aunque me duela la cabeza. Feliz y agradecida.

Sin comentarios

Escribe un comentario