Minnie Mouse quemada en el horno

Minnie Mouse quemada en el horno

¡Qué disgusto! Estaba haciendo una Minnie Mouse de arcilla polimérica, con mucho cuidado y… se me ha quemado en el horno.

Es verdad que la figura ya no estaba quedando bien. Pero de esta experiencia saco varias enseñanzas:

1. Me tengo que limpiar las manos entre los cambios de color, porque he empezado con el negro y luego he ensuciado la arcilla de color carne. Además, debería tener a mano toallitas húmedas para limpiarlo.

2. Debería usar más el pegamento líquido, en vez de aplastar entre la unión de las diferentes arcillas.

3. Tengo que cuidar más las formas de manipular la arcilla porque se me estaban quedando unos surcos muy feos.

4. Quizás debería ir horneando cada parte por separado para que la pieza quede con un mejor acabado.

5: La pieza debería estar en el horno a 120º durante 15 minutos, por lo que recomendaba el fabricante en las instrucciones. Lo he hecho fatal. La he puesto a 180º y cuando me he dado cuenta, se estaba derritiendo.

A pesar de todo, he seguido haciéndola hasta el final y también la he pintado. De todo se aprende.

Sin comentarios

Escribe un comentario