fbpx
 

Procesos y el poder de las creencias

Procesos y el poder de las creencias

Llevo varias semanas un poco alterada, agobiada, estresada y todos los sinónimos que existan de estos adjetivos por temas laborales, con lo que me gusta a mí mi trabajo. Pero vienen cambios que me sacan de mi zona de confort y me asustan.

Sin embargo, todo en esta vida pasa por algo. Esto es un reto que me aparece en mi camino y tengo que trabajarlo. Que no haya escrito estos días no significa que no haya hecho cosas. Es verdad que no he podido coser nada, pero he seguido con mi jersey de ganchillo y con mis cursos online.

Por un lado, estoy haciendo el curso, Más estilo más tú, de Silvia Foz. Con ella ya hice el del Armario Cápsula. Estoy aprendido muchísimo del alma de mi estilo y la intención que le quiero dar a mi ropa. La modalidad de las clases semanales me ayuda a estar al día con el temario y aprendo un montón de lo que cuentan las compañeras, que se encuentran en diferentes momentos de la vida respecto a mí. ¿Y sabéis qué? Me estoy dando cuenta de que, en general, todas tenemos muchas inseguridades, nos preocupamos por cómo nos ven los demás y nos criticamos demasiado a nosotras mismas. No deberíamos ser tan duras con nuestro físico ni nuestra forma de ser.

Estas semanas están siendo semanas de procesos, de conocerme a mí misma y aprender a descubrirme. En línea con esta idea, ha venido a mí el reto de Patricia Ibáñez sobre creencias. Tuve la oportunidad de hacer con ella el curso de Constánciate (y estoy haciendo este blog gracias a todo lo que aprendí sobre creencias, voluntad, PNL y pensamientos). En este reto también estoy descubriendo la importancia de no desechar nuestras creencias, sino cambiarlas, sobre todo aquellas que son limitantes y no nos dejan apostar por nuestros sueños. Y, por supuesto, muy importante: el poder de las palabras. Si creemos que algo es imposible, no lo conseguiremos. Si lo vemos horrible, ni te cuento… Pero si nos lo tomamos como un reto, la perspectiva cambia.

Termino ya este post contando que ya he hecho la parte delantera y la trasera de mi jersey. Por detrás queda peor, porque conté puntos de más (las consecuencias de no querer deshacer lo ya hecho). He empezado la manga izquierda, me queda todavía bastante para terminarla pero lo importante de esto es que no me he rendido, que sigo con ello. Por cierto, también estoy viendo el curso de Repostería creativa para eventos de Crehana, porque sí, porque también me encanta.

A veces tengo prisa por lograr muchas cosas y se me olvida que esto hay que hacerlo con calma, que es un proceso del día a día, que no se ganó Zamora en una hora. ¡No hay que desesperarse, Mariola!

Sin comentarios

Escribe un comentario