Un amigurumi entre tanto granny

Un amigurumi entre tanto granny

A ver qué está pasando aquí, Mariola, que me entere yo… 

Llevo desde el 10 de julio sin escribir y estamos a 30 de julio. Antes lo hacía cada semana y ahora a duras penas estoy intentado redactar un post al menos una vez al mes. Pero no puedo ser dura conmigo misma, no me lo merezco.

He tenido y tengo muchísimo trabajo. Si tengo que echar horas de más, ¿cómo voy a poder dedicarlas a los hobbies? No se puede. Por otro lado, he estado haciendo los grannies de la manta de Susimiú, es verdad que no llevo muchos, pero es que con cada granny necesito tiempo. Los hago y los rehago si los veo mal. No es que los quiera perfectos, pero me gustaría que estuvieran decentes.

No quiero correr, se trata de entrenar la paciencia. Pero echo de menos escribir en el blog posts contando que tengo proyectos nuevos de costura o de ganchillo, o que estoy con algún curso. Bueno, ¡pues aquí estoy para remediarlo!

Entre tanto granny ya tenía yo ganas de tejer un amigurumi y el elegido ha sido este conejito precioso, patrón de @amiguruku. Lo puedes encontrar en su tienda Etsy.

 Estoy súper contenta porque en 3 tardes lo he terminado. Una tarde para la cabeza y las orejas, otra tarde para el cuerpo y los brazos. Y otra tarde para hacerle el pompón. Sí, jajaja, una tarde para sólo hacerle el pompón porque probé a intentarlo con un tenedor y no funcionó (unos 8 intentos fallidos y muchos hilos por la casa, lo siento, Edu). Tuve que esperar dos días (gracias, Amazon) para recibir mi pomponera.

Qué ilusión, mi primer pompón. ¿Para qué necesitaba uno? ¡Para la colita del conejo! Este conejito, al que todavía no sé qué nombre ponerle, me he atrevido a tejerlo con un ganchillo de 2,5 mm. Estoy acostumbrada al 3, es mi favorito, pero usar el 2,5 para hacer este muñeco (manteniendo los ovillos que siempre uso) ha hecho que esté más apretado y me encanta el resultado. También lo he pintado con un poco con tiza de color naranja en las orejas y los mofletes y le he hecho una bufanda con botón.

Ahora le estoy mirando (y admirando) todo el rato. Me gustaría regalarlo pero al mismo tiempo lo quiero para mí… ¡Así que será mi autorregalo!

Sin comentarios

Escribe un comentario