#yomequedoencasa

#yomequedoencasa

Segundo día de aislamiento en casa. Hoy quiero escribir en el blog sobre lo que está pasando en el mundo: el coronavirus ocupa todos los telediarios y tenemos que estar aislados en casa para frenar el número de contagios del COVID-19. 

El ganchillo me está ayudando mucho para evadirme y para no estar viendo todo el rato la televisión. También estoy teletrabajando así que de momento no me aburro para nada. Además, a mí me encanta estar en casa, así que no me agobia no pisar la calle. Aunque lo mejor del mundo es estar con la persona que quieres, eso hace que todos los días sean vacaciones y que esto sea un oasis de tranquilidad.

Ya voy por mi cuarto muñeco del retogurumi. Por fin le ha llegado Manolita (amigurumi 3) a mi amiga y estoy muy contenta de que esté con ella. Al final no me puse a hacer una nueva para mí, quería cambiar de colores y de proyecto.

Por eso, decidí que quería hacer la oveja, pero no me está gustando nada su vestido. Lo he hecho hecho y rehecho tres veces ya, no sé qué estoy haciendo mal al leer el patrón pero el vestido se me queda del revés. Y bastante feo. Tiene un punto, el «punto bobble» y, en principio, lo estoy haciendo igual. No sé si es por la lana o porque no meto el mismo número de hebras en el punto (en el vídeo meten 6 y en el patrón del libro meten 5). Es un misterio… y no me convence.

Pero creo que la voy a terminar y voy a ir a otra cosa. Estoy pensando en cogerme el libro 100 Days of Amigurumis, que me lo compré hace tiempo y hacer uno cada día. Son pequeñitos y seguro que eso me ayuda a mantener la motivación, porque reconozco que la oveja se me está atragantando.

No me apetece seguir haciendo la oveja, creo que la voy a poner en standby, que se supone que el ganchillo es para disfrutar. Ya os contaré. ¡Ánimo a todos! Y feliz ganchillo.

Sin comentarios

Escribe un comentario