enero 2021

El viernes me llegaron las tres primeras entregas de la manta de Susimiu, una colección para aprender ganchillo que ha lanzado la Editorial Salvat. El viernes empecé a tejer los cuadraditos y hoy, domingo, he terminado los tres. Ahora tendré que esperar 15 días para el siguiente paquetito. Y luego, después del cuarto, creo que serán semanales. Así, hasta llegar a los 80 granny squares que conforman la manta.

Esto de la costura es una adicción enorme, pero de las buenas. Porque tenía que trabajar, que si no me hago este neceser en un solo día. He tardado dos tardes y tuve que descoser una parte del borde de la cremallera, pero ha merecido la pena hacer este maxi neceser. Además, he encontrado un filón porque ahora puedo hacer bolsas para guardar mis cosas, ¡con lo que me gustan a mí las bolsas!

Hoy estoy un poco triste. Este fin de semana lo he pasado entero con una migraña que me producía hasta ganas de vomitar. No se me quitaba con ninguna pastilla y he pasado muchas horas en la cama. Todavía me duele la cabeza, pero al menos ahora tengo ganas de escribir. ¡Menos mal! Eso es que ya me voy recuperando (espero).

Después de dos días enteros cosiendo y descosiendo, por fin he conseguido terminar el monedero circular. Es un patrón del club de costura de Lulú Ferris. Me ha costado mucho hacerlo, había probado a hilvanar, he cosido y descosido por lo menos ocho veces y encima me he clavado el descosedor en el dedo corazón de la mano izquierda y me he clavado la aguja de la máquina de coser en marcha en el dedo índice de la mano derecha. ¡Aaaaaaaay, qué dolor!

¡Feliz Año Nuevo! Hoy es 1 de enero de 2021 y me he marcado como primer propósito hacerme mi primer jersey de ganchillo. Llevo varias horas, error no haberme puesto a sumarlas, creo que por lo menos tres o cuatro, sin contar que hice la muestra de tensión.