agosto 2020

Esta semana de vacaciones, Edu y yo hemos abierto la caja de scrapbooking de Carrotcake Scrapbook Factory y por fin hemos hecho un álbum. En concreto, hemos escogido el del Daruma, de Quim Díaz. Es muy bonito y lo hemos realizado en tres días durante varias horas, como si estuviéramos haciendo un taller. Ha sido una experiencia genial. ¡Y todavía nos quedan 11 álbumes por hacer!

No hay nada como tener un deadline (o fecha límite, como diríamos en español), para ponerse manos a la obra con proyectos pendientes. Este fin de semana pasado volví con la Blythe. Le puse ojos nuevos (pero no de resina, aquello salió mal), la maquillé y volví a armar su mecanismo. Que he gastado un montón de horas para que funcionase (conclusión: creo que corté demasiado la T-Bar, que es una de las piezas interiores).

A veces las cosas no salen como uno quiere. Cuántas veces habremos dicho esta frase, ¿verdad? Al final, no he podido recuperar los archivos que había en mi disco duro SSD. La empresa fue muy amable conmigo y lo intentaron durante un mes entero con su equipo de I+D, pero no hubo suerte.